Una Misión Japonesa de la Universidad de Waseda ha descubierto una tumba privada en la necrópolis tebana en Luxor.

La tumba, situada en la zona de El-Khokha en la orilla oeste del Nilo, está bellamente decorada y probablemente data del período Ramésida, basado en su estilo. La inspección temprana de la tumba sugiere que perteneció a un escriba real llamado Khonsu.

Jiro Kondo, jefe de la Misión Japonesa, relata que la tumba fue descubierta mientras los excavadores estaban limpiando la zona al este de la explanada de la tumba de Userhat, un alto funcionario bajo el rey Amenhotep III.

Añade que el equipo también tropezó con un hoyo tallado conectado a la pared sur de la sala transversal de la tumba previamente desconocida de Khonsu.

La tumba está construida en forma de T en un eje este-oeste, con la entrada principal, actualmente cubierta de escombros, mirando hacia el Este, mide aproximadamente 4.6 m de largo desde la entrada a la pared trasera de la cámara interior, mientras que el pasillo transversal mide aproximadamente 5.5 m de ancho.

tumba luxor 3

Photo: Courtesy of Waseda University

Kondo explica que en la pared norte de la puerta de entrada, se encuentra una escena en la que se muestra el barco solar del dios Ra-Atum siendo adorado por cuatro babuinos en una pose de adoración.

En la pared adyacente, los textos jeroglíficos están inscritos describiendo verticalmente a Khonsu como un “verdadero escriba de renombre”.

En la parte sur de la pared oriental en el pasillo transversal, Khonsu y su esposa adoran a los dioses Osiris e Isis en un quiosco, detrás del cual está una representación de la deidad con dos cabezas, probablemente Khnum o Khnum-Re.

tumba luxor 2

Photo: Courtesy of Waseda University

En el registro superior de la parte norte de la tumba, hay figuras talladas de Osiris e Isis, aunque las partes superiores de sus cuerpos están rotas.

En el registro inferior, una parte de las pinturas muestra a los seguidores de los propietarios de la tumba.

“Lamentablemente, la mayoría de las pinturas murales en la pared occidental de la sala transversal ya no están allí”, dice Kondo.

Se identifican el nombre y el título del propietario de la tumba. El patrón de friso cerca del techo muestra un khekher-frise típico del período de Ramésida.

Las decoraciones del techo se conservan mejor que las pinturas murales. Una vez que se despejen los escombros de la cámara interior podrán aparecer más relieves y pinturas que aclaren más detalles de la tumba.

Fuente: Ahramonline